Estimadas y estimados asociada/os,

el Directorio Nacional de Adiptgen ha acusado recibo de la denuncia realizada por los funcionarios y asociados del CRS Occidente, en relación al acto de violencia que fuera víctima una delegada de ese centro, por parte de los familiares de un penado, hecho ocurrido el viernes 13 del presente, en dependencias del 9° Juzgado de Garantía de Santiago. En ese hecho, la profesional fue amenazada de muerte por cumplir con fidelidad su labor profesional. Esta situación viene a sumarse a la sufrida por una compañera del CRS Oriente y a varias otras ocurridas en distintas regiones, cuyos hechos son conocidos por todos.

 

Este Directorio, dada la gravedad de la situación que afectó a nuestra asociada, concurrió ayer jueves 19 de mayo al CRS Occidente, entrevistándose con la compañera aludida, con la jefa de dicho CRS, y un grupo de asociados, quienes, en una actitud digna de hacer notar,  solidarizaron de manera inmediata con la compañera afectada, realizando todas las acciones necesarias, tanto para brindar apoyo y contención emocional a su compañera de trabajo, como así también para exigir que se adoptaran las acciones institucionales y gremiales de apoyo y asistencia a la colega.

 

 Compañeros,  una vez más queda al descubierto el estado permanente de desprotección en que deben efectuar sus labores los Trabajadores Penitenciarios No Uniformados de Gendarmería de Chile,  encargados de ejecutar  las labores de rehabilitación y reinserción social hacia quienes cumplen condena tanto en  el sistema abierto como cerrado.

 

Nos hacemos parte de la denuncia y el emplazamiento que los trabajadores del CRS Occidente hacen a las autoridades institucionales, sobre la necesidad impostergable de establecer acciones que permiten resguardar la seguridad e integridad física de los funcionarios, y como muy bien ha señalado este colectivo laboral,  “diseñar protocolos de funcionamiento y estrategias por parte del nivel central para que estas situaciones no se repitan”. También han expresado, la necesidad que la “autoridad institucional agilice y tome contacto con los fiscales de los distintos tribunales del país, y que sean ellos quienes representen los informes emitidos por los profesionales, evitando situaciones como  la antes descrita”

 

El Directorio Nacional se compromete a realizar todas las gestiones necesarias para que las autoridades tomen conocimiento de estos graves sucesos y realicen las acciones que se requieran para evitar estas traumáticas situaciones.  

 

Este y otros tantos hechos, ratifican la imperiosa necesidad de que el Estado de Chile,  actúe –impostergablemente-, saldando la deuda histórica que mantiene con el estamento penitenciario no uniformado, mediante la creación de la Planta Tres, con todos los resguardos previsionales y laborales que esta función requiere. La disminución de la reincidencia delictual de quienes cumplen condenas en el sistema penitenciario chileno, sólo es posible   haciéndose cargo de la postergación  en que se encuentra el estamento responsable de esta función, el Personal No Uniformado.

 

 

Fraternalmente

DIRECTORIO NACIONAL

      ADIPTGEN

 

Funcionarios no uniformados que trabajan en Gendarmería protagonizan durante la mañana de este miércoles una manifestación en las afueras del Ministerio de Justicia.

Llegaron hasta las dependencias para expresar su descontento con lo que está sucediendo al interior de la institución.

 

Leopoldo Benavides, secretario de la Asociación de Directivos, Profesionales y Técnicos de Gendarmería, aseguró en conversación con Cooperativa quebuscan denunciar las condiciones desmejoradas con las que trabajan día a día.

De acuerdo a Benavides, esta manifestación es "para representar el profundo malestar y la desesperanza que hay en los miles de funcionarios penitenciarios no uniformados que día tras día laboran en condiciones absolutamente desmejoradas para cumplir las funciones que el Estado y la ciudadanía esperan de nosotros".

"Hay una crisis institucional, cuya solución no la vemos clara porque esta crisis, que la hemos trabajado responsablemente, que hemos tratado de buscar soluciones tanto a nivel institucional como con el propio Ministerio de Justicia no ha tenido ninguna respuesta concreta", añadió el dirigente.

"Hemos puesto toda nuestra capacidad técnica para resolver problemas, que entendemos son graves y estructurales y, sin embargo, la respuesta del Ministerio de Justicia es la que ustedes ven: vallas papales, carabineros y ningún ánimo, ninguna voluntad de pretender avanzar con nuestras problemáticas y nuestras reivindicaciones", concluyó.

 

Dirigentes Adiptgen de todas las regiones del país, continuaron esta tarde con la asamblea nacional, en dependencias del Colegio de Profesores.  Ello, tras una exitosa jornada de movilización realizada frente al Ministerio de Justicia y la Dirección Nacional. La instancia definirá los próximos escenarios de un Estado de movilización gremial producida por la falta de transparencia, la despreocupación sobre la labor de reinsercion y la nula capacidad de diálogo honesto mostrado hasta ahora por la autoridad. 

Una vez más: trabajadores no uniformados vulnerados y en peligro

El sistemático abandono del personal no uniformado de Gendarmería ha cobrado una nueva víctima, quien fuese agredida y amenazada. Lejos de ser un hecho fortuito, responde a la falta absoluta de reconocimiento y protección de la labor del personal de nuestro estamento.

Es así como –en un nuevo atentado a la seguridad de los trabajadores- el pasado miércoles, una funcionaria fue violentada físicamente, frente a testigos y colegas, en dependencias del 13º Juzgado de Garantía, por los familiares de un interno, quienes incluso esperaron, con evidente disposición amenazante, a la funcionaria fuera del juzgado.

Esto, tras un informe desfavorable que concluyó con el rechazo a otorgar el recién implementado beneficio de la pena mixta. En definitiva, y como caso ejemplificador, un funcionario fue puesto en peligro sólo por cumplir con la labor que la institución le encomienda.

El explícito abandono a funcionarios que deben convivir con los mismos riesgos que el personal uniformado, ha devenido una vez más en un hecho lamentable, producto de la falta absoluta de responsabilidad y visión institucional sobre la labor de reinserción y seguridad, que es parte de la misión institucional de Gendarmería, lo que demuestra una vez más que las demandas de Adiptgen sobre la creación de la Planta III no sólo son justas, sino que responden a la necesidad irrenunciable de proteger la integridad de las y los trabajadores no uniformados, actualmente marginados y dejados al arbitro de los peligros propios de la labor de reinserción social. 

Por último, Adiptgen compromete todo su apoyo y recursos en las instancias que correspondan.

Página 45 de 51